Y tú, ¿como cocinas?

¿Quién se acuerda cuando nuestras madres y abuelas ponían el puchero a la lumbre y estaba toda la mañana haciendo chuc, chuc?. Sí, no hace tanto tiempo, ¡si aún no llegáis a los 40/50 años! preguntad a vuestros padres o abuelos. Era la dieta diaria, la autentica dieta Mediterránea.

En qué consistía? mínimo seis días a la semana “legumbres” con verduras de temporada y con unos trocitos de chorizo que anteriormente se cocía en puchero aparte para desgrasarlo, acompañadas de una ensalada y fruta de temporada, y sobre todo muy poca carne y pescado, se comían esporádicamente, y un día a la semana, que solía ser el domingo, un rico arroz. En las ligeras cenas unas ricas patatas con costilla o meneas con pimentón y aceite virgen con un huevo o tomatada con los tomates de huerto y cebolla, también no faltaba la autentica leche entera, solamente cocida y migada. Eran mis cenas preferidas, me imagino que por esto aún lo recuerdo.

Se cocinaba la legumbre lentamente, despacito, sin prisas, poniéndole mucho amor y sobre todo cuidado. Poniéndole al final el puñado de arroz, que sin ser conscientes, completaban los aminoácidos de la proteína de las legumbres. Esta era la forma eficaz para perder los mínimos nutrientes a la hora de cocinar.

Poniendo lo anterior en perspectiva, y comparando con lo que se ha convertido nuestra dieta en los últimos 30 o 40 años, no es de extrañar que la sociedad en general se encuentre en una situación de precariedad en la salud y bienestar.

Solo ver a nuestros mayores con 85, 90 y hasta los 100 años y más, con una salud de hierro, que muchos de ellos apenas toman medicinas, y si las toman es por quitárselos de encima en las consultas dándoles algún medicamento como placebo sin hacerles falta alguna.

Volvemos al asunto que nos trae, la forma de cocinar y comer. Un alto porcentaje come habitualmente comidas precocinadas y ultra procesadas con alta cantidad de conservantes, colorantes y saborizantes, sin contar con los excesos de sal y azúcar, todo ello son formas muy económicas de dar ricos, apetitosos y adictivos sabores a este tipo de comida. Sin contar el alto índice glucémico y bajo nivel nutritivo que muy pocas veces se tiene en cuenta. También una de las causas de la epidemia de sobrepeso y/obesidad que hoy asola el mundo.

Ahora nos ponemos más positivos, vamos y compramos en los mejores supermercados o tiendas de nuestros barrios, donde pensamos comprar los mejores productos. Y ahora nos preguntamos, ¿Quién nos asegura que tienen todos los nutrientes que deben tener?(ver estudio de la Universidad de Mompelier de más de 30 alimentos de frutas y verduras entre los años 1985 y 2002). Puede que sea el comerciante, o el productor, o quizás los mayoristas o centrales de abasto?…., pues ha acertado, nadie nos informa de lo que contiene y de lo que no, ¡vienen como vienen!.

Después llevamos los alimentos a nuestra casa y nos ponemos a cocinarlos, pues bien, según un estudio del doctor Richard Passwaters de Reino Unido dice, que en nuestra cocina, a la hora de preparar y cocinar se pierden más del 56% de los de los nutrientes. En este mismo estudio nos dice que los congelados y enlatados en todos sus procesos pierden entre un 80 y 89% de nutrientes. También que verduras como las espinacas y lechugas pierdes hasta el 50% de nutrientes a los 4 días de su recolección, a pesar de estar correctamente refrigeradas.

Por último, la forma de cocinar de hoy. En la mayoría de las casas tenemos verdaderas maquinas de pérdida de nutrientes como las  ollas expres, rápidas y ultra rápidas que en pocos minutos lo tenemos listo, primamos la rapidez a los nutrientes. Pero el mayor destructor es el microondas que en pocos minutos destruye la mayoría de vitaminas, si es que queda alguna, no aconsejando cocinar ni calentar las comidas en este electrodoméstico.

Recopilando. Entre la cantidad de comida rápida o basura que consumimos, las deficiencias de nutrientes en los alimento por la forma de producirlos y ponerlos en los mercado, la cantidad de verduras congeladas, los enlatados, y por último el proceso de preparación de los alimentos en nuestra propia cocina, ¿a quién le extraña la desnutrición existente en las personas?. Alimentos en nuestra despensa y refrigerador no nos faltan, pero ¡Estamos bien alimentados pero perfectamente desnutridos!. Todo esto es causante de tantos problemas serios de salud como diabetes, sobrepeso u obesidad, problemas cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, sin olvidarnos del cansancio (75% de las personas viven cansadas), sarcopenia, depresión, sistema anímico, problemas digestivos y de colon, SISTEMA INMUNE, problemas en la piel, caída del cabello, fragilidad en las uñas,… y podemos seguir hablando de muchos más.

Solo con una correcta información y la adecuada formación se puede cambiar esta tendencia de falta de salud y bienestar, verse y sentirte bien.

¿Se imagina que retiramos todo aquello que le perjudica y ponemos lo que realmente le beneficia?, ¿Cómo se sentiría?

Si desea más información no dude en consultarme pulsando en el botón de la derecha y hablamos por Whatsapp. Por supuestos que ¡toda la información es gratuita!.

Buenas días, tardes, noches, donde quieran que estén. ¡Cuídense!

PD: Si ves interesante esta información, ayúdame poniendo un comentario y dando like. Gracias de antemano.

4 Comentarios
  • Amelia Vicente
    Publicado el 20:32h, 10 junio

    Ser conscientes de esta información de valor y tomar acción, es lo que me llevo hace ya 9 años a cambiar mis hábitos y los de mi familia, como consecuencia ha mejorado nuestra salud y bienestar. Gracias Antonio

  • Antonio Varas
    Publicado el 22:29h, 10 junio

    Así de fácil Amelia, con información tomar decisiones y poner acción, enhorabuena!!

  • Cristina Lafuente
    Publicado el 19:33h, 11 junio

    Antonio ni enhorabuena por el blog, estoy segura que aprenderemos muchas cosas de interés para cuidarnos y mejorar nuestra salud!!

    Un abrazo!!

  • Antonio Varas
    Publicado el 15:21h, 13 junio

    Gracias Cristina por suscribirte. Si ha sido una buena idea para aportar valor y ese es mi deseo, que la información fluya y ayudar a las personas y sus familias a conseguir un estilo de vida saludable. Gracias.

Añade un comentario

catorce − ocho =